Alimentación
Bricolaje Economía doméstica Educación Medio Ambiente Motor N.Tecnologías Salud Seguridad alimen. Solidaridad Viajes  Vivienda 
CONSUMER EROSKI
BOLETINES Recibir | Cambiar
BUSCADOR
versión accesible    
  Tamaño del texto a a a  
Portada > Enséñale buenos hábitos > Niños y adolescentes > Pica a todas horas

ENSÉÑALE BUENOS HÁBITOS

NIÑOS Y ADOLESCENTES

Qué hago cuando: pica a todas horas

En la etapa infantil suele ser frecuente que aparezcan dificultades en torno a la alimentación. La preocupación y falta de información de algunos padres y madres puede hacer que en lugar de mejorar la situación, ésta se prolongue en el tiempo.

En esta sección
No para de comer [pág. 1]
Sólo come lo que quiere [pág. 2]
Le falta voluntad [pág. 3]
Miedo a ser mayor [pág. 4]
Fobias alimenticias [pág. 5]
Come en casa o en el comedor, lo recoge la abuela y vuelve a comer [pág. 6]
Pica a todas horas [pág. 7]
Quiere y tiene los regalitos de los Fast food [pág. 8]
Se atiborra a bollos y chuches [pág. 9]
Pide dulces porque ve a sus amigos [pág. 10]
Come demasiada carne [pág. 11]
Desayuna demasiado [pág. 12]
Pide dinero y se lo gasta en productos 'poco saludables' [pág. 13]
Pide refrescos y no agua en las comidas [pág. 14]
No hay quien le mueva [pág. 15]
   

Un hábito poco saludable

Enviar   Enviar a otra persona Imprimir Imprimir

Si permites que tus hijos coman entre horas sin control, pueden originarse situaciones difíciles de manejar:

  • Que se niegue a comer alimentos concretos, puesto que valora más aquellos que come entre horas y sabe que se lo estáis permitiendo.
  • Que no quiera comer a sus horas, si no sabéis que pica entre horas, lo que os genera una gran angustia, ya que interpretáis que vuestro hijo sufre de inapetencia o que le falta apetito.
  • Que coma más de lo que su organismo necesita, lo que le puede ocasionar exceso de peso y otros trastornos de salud, según sean en su conjunto sus hábitos de alimentación y estilo de vida, pudiendo llegar a ser un niño o una niña obesa, si no adoptáis las medidas adecuadas.

Todas estas situaciones están provocadas por un proceso de aprendizaje inadecuado en cuanto a hábitos alimentarios y necesitan de especial atención por vuestra parte, padres y madres, y en ocasiones del asesoramiento de especialistas experimentados.

¿Falta de apetito?

Algunos padres y madres preocupados por la inapetencia de los más pequeños los persiguen a lo largo del día con alimentos como yogures, luego con galletas... Pensando que al menos de esta forma comen "algo", pero por desgracia, de este modo estamos haciendo que el mecanismo de hambre-saciedad no esté bien regulado (existe un desequilibrio hormonal), y que por tanto, durante las principales comidas sea prácticamente imposible hacer que el niño o niña coma lo que verdaderamente necesita.

No debéis ceder ante esta conducta caprichosa, si no que lo más recomendable es, en caso de que se salte una toma, que esperéis a la siguiente, para que aparezca la sensación de hambre y así sucesivamente.

Exceso de peso

Hay quienes piensan que un niño o niña se encuentra sano o fuerte si está "rollizo", o lo que es lo mismo, con unos cuanto kilos de más, concediéndoles toda clase de caprichos con la comida y ofreciéndoles en ocasiones alimentos excesivamente energéticos y poco saludables (pasteles, helados, golosinas, etc.). Aquellos niños y niñas que pican entre horas (golosinas, refrescos, snacks... todos ellos alimentos muy energéticos, ricos en grasas o azúcares sencillos, pero de baja densidad nutritiva) que siguen comiendo normalmente durante las principales comidas, tienen un alto riesgo de desarrollo de sobrepeso e incluso obesidad, ya que están tomando más energía de la que realmente necesitan. No debéis prohibir ningún alimento a vuestros hijos, y tampoco ocurre nada malo si a vuestro hijo o hija le sobra un poco de peso, ya que las reservas acumuladas van a ser empleadas durante el periodo de crecimiento por el que atraviesa. Sin embargo, cuando el exceso de peso es considerable, deberéis adoptar medidas y acudir a un especialista para que os asesore a la hora de instaurar las medidas más adecuadas.

En resumen

Lo más sensato en cualquiera de los casos es que poco a poco, y con una actitud positiva -reforzando con elogios la conducta adecuada o los progresos de los hijos o hijas, sin regañinas ni enfados...-, los más pequeños aprendan de vosotros, sus padres, la importancia que tiene una alimentación adecuada, concediéndoles de manera razonable algún capricho que otro, pero eso sí, sin dejar que se convierta en un hábito.



< Come en casa o en el comedor, lo recoge la abuela y vuelve a comer Pág. 7 de 15 Quiere y tiene los regalitos de los Fast food >


Boletines Suscríbete gratuitamente a nuestro boletín
Ir a la portada de Obesidad Infantil     Ver las portadas de...


¡Sácale provecho a esta escuela!

Comer según la edad

¿Cómo se alimenta?

Buenos hábitos

Cocina con ellos

Para saberlo todo

Ver todo sobre Salud y psicología
Fundación EROSKI Accede a nuestra versión accesible y RSS  ¿Quieres saber quiénes somos? | Mapa web | Escríbenos
En CONSUMER EROSKI nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. ©Fundación Eroski