Alimentación
Bricolaje Economía doméstica Educación Medio Ambiente Motor N.Tecnologías Salud Seguridad alimen. Solidaridad Viajes  Vivienda 
CONSUMER EROSKI
BOLETINES Recibir | Cambiar
BUSCADOR
versión accesible    
  Tamaño del texto a a a  
Portada > Enséñale buenos hábitos > ¿Padres obesos, hijos obesos? > ¿Qué es lo que conduce a la obesidad?

ENSÉÑALE BUENOS HÁBITOS

¿PADRES OBESOS, HIJOS OBESOS?

¿Qué es lo que conduce a la obesidad?

+ Comemos demasiado: En la mayor parte de los casos de obesidad la causa se centra en que se come más, en cantidad y variedad, de lo que el cuerpo es capaz de quemar, pero ¿qué es lo que lleva a la persona a comer más de lo que necesita para vivir?

+ La falta de ejercicio: Los cambios laborales, de pautas de ocio, y de costumbres en general, aparecen como las causas más importantes ante la falta de actividad física. Los trabajos implican cada vez un menor desgaste físico, y en cuanto al ocio, los niños han sustituido las carreras, la bici y otros juegos al aire libre por la TV, el vídeo, el ordenador y las consolas.

+ La publicidad y las modas: Los medios de comunicación y las modas ejercen una influencia notable en el comportamiento en la compra y en el patrón de consumo de alimentos de los consumidores, sea cual sea su edad. De hecho, las empresas del sector alimentario conocen muy bien las técnicas que permiten incorporar con éxito sus productos en el mercado.


En esta sección
El papel de los genes en la obesidad [pág. 1]
La genética no lo es todo [pág. 2]
¿Qué es lo que conduce a la obesidad? [pág. 2]
   

Enviar   Enviar a otra persona Imprimir Imprimir

Las causas de la obesidad, una a una

Comemos demasiado

Errores en la educación familiar
  • Mitos. A pesar de que cada vez somos más conscientes de las ventajas que nos reporta una alimentación equilibrada, aún persisten algunas creencias erróneas en torno a este tema. Entre ellas, aunque con una afortunada tendencia a disminuir, se cuenta la de que un niño rollizo (obeso) es más sano que uno delgado. De hecho, muchos niños y niñas son sobre alimentados sistemáticamente en la infancia bajo ésta creencia.
  • Desconocimiento. En numerosas ocasiones no se conoce muy bien cuales son las cantidades de alimentos que se han de presentar a los hijos según su edad, por lo que se les ofrece cantidades exageradas o que superan lo que su organismo es capaz de quemar o asimilar. Cuidado, no son pequeños adultos, su capacidad para digerir y nutrirse es distinta a la nuestra.
  • ¡No tengo tiempo! Adentrarse en el mundo de la cocina puede representar todo un desafío para quienes apenas tienen tiempo de hacer la compra, planificar menús o cocinar de manera regular. Pasta, salchichas, precocinados y los socorridos huevos fritos con patatas acaban aburriendo, además de que su consumo habitual no es precisamente el paradigma de una dieta sana y equilibrada.
  • Compensaciones y premios. En ocasiones no dedicamos a los hijos el tiempo que quisiéramos e intentamos compensarles o premiarles con los alimentos que más les gustan, que por lo general, resultan tentadores pero poco saludables. Los niños no tienen capacidad para elegir lo que más les conviene. Guiarles en esa tarea es tu responsabilidad.
Dificultades que se presentan en los hijos e hijas
  • Rasgos diferenciales. Hay niños que comen "con los ojos" y que poseen una gran sensibilidad hacia los estímulos alimenticios, así como otros manifiestan una fuerte tendencia hacia determinados alimentos o sabores (dulces o salados). Es fundamental evaluar las conductas y hábitos alimenticios de nuestros hijos para conocer cuáles son adecuadas y cuáles no, y actuar así sobre el origen del problema.
  • Elementos psico-afectivos. Puede suceder que nuestros hijos trasladen sus dificultades o problemas al terreno de los alimentos. Esto también sucede con los adultos.

Si estamos tristes, enfadados o nerviosos, no comemos o comemos en exceso. Con frecuencia aplacamos esas emociones con la comida. La pérdida de un ser querido, el nacimiento de un hermanito o hermanita, cambiar de casa o de colegio, son situaciones que generan ansiedad y temor, y según el carácter del niño o de la niña, pueden influir o marcar su comportamiento hacia la comida.

Cuando la obesidad tiene causas psicológicas o afectivas, habrá que tomar conciencia de ello y, en caso necesario, pedir asesoramiento o apoyarse en un profesional.

La falta de ejercicio

La falta de ejercicio deriva en un menor gasto de energía, y si a esto se suma que se come más de lo debido, el riesgo de obesidad aumenta de forma notable.

Anímate y anímales a practicar deporte, todos vais a salir ganando con ello: os sentiréis mejor, más vitales y ganaréis en salud.

La publicidad y las modas

En los anuncios dirigidos al pequeño consumidor se presentan mensajes que suelen apoyarse en personajes famosos o premios, con la intención de captar su atención.

Mensajes como "cereales que te convertirán en un deportista de élite", "lácteos que te permitirán ser una supermodelo", "comer snacks es divertido y estarás a la última" son muy frecuentes.

Ante esta situación, el pasado 15 de septiembre de 2005 entró en vigor el Código PAOS, elaborado por la Federación de Industrias de Alimentación y Bebidas (FIAB), que pretende regular la publicidad de los productos alimenticios dirigidos al público infantil. Se trata de una iniciativa Europea enmarcada en la estrategia NAOS (Nutrición, Actividad física y prevención de la obesidad), bajo la que se ampara esta escuela, lanzada por el Ministerio de Sanidad y Consumo para contribuir a la prevención de la obesidad en España.


< La genética no lo es todo Pág. 3 de 3


Boletines Suscríbete gratuitamente a nuestro boletín
Ir a la portada de Obesidad Infantil     Ver las portadas de...


¡Sácale provecho a esta escuela!

Comer según la edad

¿Cómo se alimenta?

Buenos hábitos

Cocina con ellos

Para saberlo todo

Ver todo sobre Salud y psicología
Fundación EROSKI Accede a nuestra versión accesible y RSS  ¿Quieres saber quiénes somos? | Mapa web | Escríbenos
En CONSUMER EROSKI nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. ©Fundación Eroski