Alimentación
Bricolaje Economía doméstica Educación Medio Ambiente Motor N.Tecnologías Salud Seguridad alimen. Solidaridad Viajes  Vivienda 
CONSUMER EROSKI
BOLETINES Recibir | Cambiar
BUSCADOR
versión accesible    
  Tamaño del texto a a a  
Portada > Para saberlo todo > Objetivos y actuaciones > Ámbito empresarial

PARA SABERLO TODO

OBJETIVOS Y ACTUACIONES

Ámbito empresarial

En esta sección
Metas y objetivos principales [pág. 1]
Ámbitos de intervención [pág. 2]
Ámbito familiar y comunitario [pág. 3]
Ámbito escolar [pág. 4]
Ámbito empresarial [pág. 5]
Ámbito sanitario [pág. 6]
   

Enviar   Enviar a otra persona Imprimir Imprimir

  • Objetivos:

        Prevención de la obesidad y el sobrepeso, tanto desde las industrias alimentarias, como desde las empresas de hostelería y cadenas de restauración, desarrollando y promoviendo productos más saludables que contribuyan a una alimentación sana y equilibrada.
    Reducción de la sal en los productos de panadería para disminuir su ingesta diaria en la población.

  •    

  • Actores:
    • Administración General del Estado (Ministerio de Sanidad y Consumo, Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, Ministerio de Industria).
    • Comunidades Autónomas.
    • Industrias alimentarias.
    • Empresas de hostelería y restauración.
    • Organizaciones de panadería.

Industria de la alimentación y bebidas

La industria alimentaria es consciente del problema que para la salud pública representan la obesidad y el sobrepeso, y del papel que pueden y deben jugar en su prevención.
Con la industria alimentaria se han explorado diversas posibilidades de colaboración para propiciar cambios en la información contenida en el etiquetado y en la composición de algunos alimentos, particularmente de aquellos productos destinados a la población infantil.

La intención es desarrollar y promover productos que contribuyan a una elección más saludable.
Si bien no existe evidencia científica suficiente que demuestre que la publicidad de alimentos y bebidas para niños es la única responsable de su elección, no cabe obviar el efecto prescriptor que puede desempeñar la publicidad al condicionar la selección de los elementos que integran la dieta.

Se calcula que los niños españoles ven una media de 2 horas y 30 minutos diarios de televisión, lo que supone que, durante este periodo, un niño de entre cuatro y doce años ve una media de 54 anuncios publicitarios. Por ello, parece claro que son necesarias ciertas restricciones en la promoción de productos destinados a niños y una aplicación rigurosa de un código de buenas prácticas en la publicidad infantil.

El éxito en este ámbito vendrá no sólo de prohibir mensajes, sino de encontrar alternativas positivas que transmitan hábitos alimentarios saludables y promuevan la práctica de una actividad física regular.

Acciones en este ámbito:
Para desarrollar esta colaboración, se ha suscrito un convenio con la Federación Española de Industrias de la Alimentación y Bebidas (FIAB), única organización empresarial de este sector industrial a escala nacional. En este convenio se establecen los siguientes compromisos:
  1. Apoyo a esta Estrategia y patrocinios: la industria alimentaria contribuirá de forma activa a la potenciación eficaz de la Estrategia NAOS, poniendo a disposición de los objetivos perseguidos todo su conocimiento científico y técnico, su experiencia en entender las demandas del consumidor y su capacidad de comunicación.
  2. Se compromete a potenciar, difundir y apoyar todas aquellas actividades y campañas de publicidad sobre estilos de vida, nutrición, actividad física y salud que el Ministerio de Sanidad y Consumo realice.
  3. Patrocinará eventos deportivos, harán promoción del deporte, concesión de material y fomento de la actividad física, especialmente para niños y jóvenes.
  4. La industria alimentaria se compromete, asimismo, a participar en el Observatorio de la Obesidad, creado por el Ministerio de Sanidad y Consumo, con carácter científico e independiente, desde el que se evaluarán todas las acciones de la Estrategia NAOS.
  5. Información nutricional: la industria alimentaria asume el compromiso de implantar la información nutricional (energía, proteínas, hidratos de carbono, grasas) de forma asequible en sus unidades de venta.
  6. A partir del mes de julio de 2005 todas las nuevas órdenes de etiquetado contendrán esa información. Si esto no es técnicamente posible, la información nutricional se mantendrá viva en internet en portales propios y/o en la web de la Fundación FIAB.
  7. La industria de alimentación y bebidas diseñará, ejecutará y distribuirá en el año 2005, en colaboración con el "Consorcio para la Información al Consumidor", una guía para facilitar a los ciudadanos la comprensión del etiquetado nutricional.
  8. Composición de los alimentos: en la medida en que tecnológicamente sea posible, la industria promoverá que en los productos destinados a la alimentación de los niños menores de doce años, la grasa que se añada contenga una alta proporción de ácidos grasos insaturados y una baja proporción de ácidos grasos. A medio y largo plazo, se irán sustituyendo las grasas saturadas por otras grasas insaturadas.
  9. Se fomentará la salida al mercado de gamas de productos bajos en sal, grasa y azúcares.
  10. Las industrias alimentarias se comprometen a procurar la reducción paulatina del aporte calórico de los productos alimenticios en el mercado y a investigar las soluciones tecnológicas que así lo permitan.
  11. Las industrias alimentarias estudiarán el uso de porciones, de forma que no fomenten un consumo excesivo de calorías.
  12. Se constituirán grupos de trabajo constituidos por tecnólogos para conocer, investigar y aplicar las posibilidades tecnológicas de ir sustituyendo los componentes grasos, o reduciendo su presencia.
  13. En relación con el sodio, la industria elaborará, para su presentación a finales del primer trimestre del año 2005, un plan para disminuir la presencia de sodio en aquellos alimentos que más lo aporten a la ingesta de la población. En algunos productos se buscará que la reducción alcance como mínimo un 10% en cinco años, pudiéndose superar tal porcentaje en aquellos en los que sea tecnológicamente factible.
  14. La industria alimentaria elaborará y difundirá recomendaciones destinadas a las PYMES y a los Departamentos de I+D de las grandes empresas del sector, alertando sobre la dimensión del problema de la obesidad.
  15. Marketing y publicidad de alimentos: la industria alimentaria desarrollará un código de autorregulación en el primer trimestre de 2005, que será de aplicación inmediata.
  16. En este código se regulará la publicidad y el marketing de alimentos y bebidas destinados a niños menores de doce años, las franjas horarias de emisión, el modo de presentación de los productos y la promoción, información y educación nutricional que pueden hacerse.
  17. El Ministerio de Sanidad y Consumo pondrá en marcha un mecanismo que permita evaluar el impacto potencial de estas medidas de autorregulación, pudiendo completar este marco de autorregulación con el desarrollo de las medidas normativas necesarias.

Empresas de distribución comercial

La distribución comercial (grandes almacenes, hipermercados, supermercados y autoservicios), por su cercanía a los consumidores, es un sector clave que puede contribuir a dar a conocer a la población la importancia que tiene mantener una alimentación variada y equilibrada.

Al mismo tiempo, suministra los productos denominados de "marca propia" o "de distribución" cuyas características deben ser compatibles con los objetivos de la Estrategia NAOS, para así lograr un mayor impacto de las medidas presentadas.

Acciones en este ámbito:

Las dos principales asociaciones nacionales de distribución comercial, la Asociación Nacional de Grandes Empresas de Distribución (ANGED) y la Asociación Española de Distribuidores, Autoservicios y Supermercados (ASEDAS), representan a las principales cadenas de grandes almacenes, hipermercados, supermercados y autoservicios en nuestro país.

Con el objeto de recabar su participación en la Estrategia NAOS, se ha firmado un convenio de colaboración con estas asociaciones, en el que se establecen los siguientes compromisos:

  • Se apoyará el diseño y la realización de las acciones de difusión de la Estrategia, especialmente de los mensajes que han de transmitirse a los ciudadanos sobre hábitos alimentarios correctos y práctica cotidiana de actividad física.
  • Se promoverán políticas comerciales en los productos de "marca propia" que tengan en cuenta los fines y objetivos de la Estrategia NAOS, de manera que sean compatibles con los mismos y favorezcan su cumplimiento.
  • Se colaborará en el desarrollo de la publicidad y promoción de los alimentos conforme a la Estrategia NAOS, en colaboración con las empresas proveedoras.

Hostelería y restauración

La tendencia ascendente a comer fuera del hogar, que representa casi un 30% del gasto actual dedicado a alimentación, hace que las empresas de hostelería y cadenas de restauración puedan participar, decisivamente, en la promoción de un patrón nutricional adecuado.
El camino es proporcionar una oferta alimentaria variada y nutricionalmente equilibrada, que facilite la elección de opciones saludables.

Acciones en este ámbito

Se ha suscrito un convenio con las principales cadenas de restauración en nuestro país, representadas a través de la Federación Española de Hostelería y Restauración (FEHR) y la Asociación de Cadenas de Restauración Moderna (FEHRCAREM), en el que se incluyen los siguientes compromisos:

  1. Colaboración en la difusión de la Estrategia NAOS: las empresas de restauración colaborarán activamente en la difusión de la Estrategia NAOS, mediante acciones de comunicación dentro de sus establecimientos.
  2. Consumo de frutas, ensaladas y verduras: se fomentará el consumo de frutas, ensaladas y verduras, facilitando la disponibilidad de estos productos en sus establecimientos. Asimismo, se comprometen a incluir productos vegetales (frutas, ensaladas, verduras) en su oferta, para facilitar al cliente la elección de productos que propician una dieta equilibrada y variada. Esta acción se desarrollará a lo largo del año 2005.
  3. Información nutricional: junto a la pirámide nutricional, se proporcionará a los clientes información sobre el aporte calórico y nutritivo de los productos ofertados. De esta forma, se facilita que el consumidor pueda seleccionar un menú equilibrado. Esta iniciativa se desarrollará a lo largo del año 2005.
  4. Reducción de las grasas saturadas: las empresas de restauración se comprometen a disminuir paulatinamente, y a medida que la oferta de sus proveedores lo permita, la aportación de grasas saturadas a la comida. Paralelamente, sustituirán las grasas animales por vegetales en aquellos productos en los que esto sea posible. Respecto al aceite que se utiliza para la fritura de ciertos productos, se comprometen a disminuir de forma progresiva, hasta finales de 2006, los niveles de ácidos grasos trans y ácidos grasos saturados de los aceites vegetales de fritura.
  5. Raciones gigantes: las empresas de restauración se comprometen a no incentivar el consumo de raciones o porciones individuales gigantes.

Organizaciones de panadería

Numerosos estudios han demostrado el efecto adverso que una excesiva ingesta de sal tiene sobre la presión arterial.
Esta asociación es más evidente según aumenta la edad y el peso del individuo, y sus valores iniciales de presión arterial. Esta es la razón por la que la OMS recomienda limitar la ingesta diaria de sodio (< 2g sodio/día), manteniendo para ello el consumo de sal por debajo de 5 gramos al día.

En España, la principal fuente de sodio en la población adulta es el pan, que aporta el 19% del total ingerido, seguido del jamón serrano, embutidos y fiambres.
En los niños, son estos mismos alimentos los mayores responsables de la ingesta de sodio, si bien el pan pasa a ocupar un segundo lugar.

Acciones en este ámbito:
  1. Se ha suscrito un acuerdo con el sector de la Panadería Española, representado por la Confederación Española de Organizaciones de Panadería (CEOPAN), para la reducción progresiva del porcentaje de sal utilizado en la elaboración de pan, que pasaría del actual 2,2% hasta el 1,8% (18 g de NaCl/Kg de harina). Esta disminución se completaría en un período de cuatro años, a razón de un 0,1% anual.
  2. Esta reducción paulatina en el contenido de sal permitirá una adaptación gradual del gusto de los consumidores a un pan menos salado.
  3. Esto hará del pan español uno de los menos salados de Europa y permitiría contribuir al objetivo de limitar la ingesta diaria de sal a 5 g/día.
  4. Esta intervención se acompañará de otras iniciativas informativas destinadas a promover la disminución del contenido en sal en otros alimentos y moderar la práctica de añadir sal en el cocinado de los alimentos y en la mesa.

< Ámbito escolar Pág. 5 de 6 Ámbito sanitario >


Boletines Suscríbete gratuitamente a nuestro boletín
Ir a la portada de Obesidad Infantil     Ver las portadas de...


¡Sácale provecho a esta escuela!

Comer según la edad

¿Cómo se alimenta?

Buenos hábitos

Cocina con ellos

Para saberlo todo

Ver todo sobre Salud y psicología
Fundación EROSKI Accede a nuestra versión accesible y RSS  ¿Quieres saber quiénes somos? | Mapa web | Escríbenos
En CONSUMER EROSKI nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. ©Fundación Eroski