Alimentación
Bricolaje Economía doméstica Educación Medio Ambiente Motor N.Tecnologías Salud Seguridad alimen. Solidaridad Viajes  Vivienda 
CONSUMER EROSKI
BOLETINES Recibir | Cambiar
BUSCADOR
versión accesible    
  Tamaño del texto a a a  
Portada > Enséñale buenos hábitos > Comedores escolares > Cómo debe ser un menú escolar

ENSÉÑALE BUENOS HÁBITOS. Comedores escolares

COMEDORES ESCOLARES

Cómo debe ser un menú escolar

Son miles los niños y niñas en edad escolar que utilizan los servicios del comedor. Se calcula que los niños españoles comen en el colegio una media de 165 días al año. Por ello, el comedor escolar y el menú escolar, deben servir como marco educativo para que las nuevas generaciones aprendan y adquieran unos hábitos de vida y actitudes saludables, y al mismo tiempo, el menú debe garantizarles una alimentación sana y equilibrada que favorezca su salud, su crecimiento y desarrollo.

En esta sección
Cómo debe ser un menú escolar [pág. 1]
Ejemplos de menús escolares [pág. 2]
Cenas complementarias [pág. 3]
   

Enviar   Enviar a otra persona Imprimir Imprimir

Uno de los objetivos prioritarios del menú escolar debe ser fomentar el consumo de una dieta equilibrada, mediante la variedad de alimentos, preparaciones y texturas, dando prioridad a los alimentos más conflictivos en la alimentación de los pequeños -legumbres, pescado, frutas y verduras-, y basándose en las raciones y en la frecuencia recomendadas para cada edad.

Para ello, cada vez en más centros educativos, el equipo responsable del comedor o la empresa que gestiona la alimentación cuenta con asesoramiento dietético a la hora de diseñar los menús. Pero el equilibrio dietético no se consigue tan solo con la comida del día, aunque ésta suponga cerca del 35% de la energía diaria que necesitan los niños y niñas. Es vuestra responsabilidad como padres y madres educar a vuestros hijos e hijas en buenos hábitos alimentarios que pasan por un consumo variado de alimentos, y por el respeto de todas las comidas importantes del día, desde el desayuno hasta la cena.

Es importante que sepáis cómo es el menú escolar que los niños toman a diario. ¿Os habéis planteado las siguientes cuestiones?

¿Conocéis el menú del colegio de vuestros hijos?

A los niños y niñas que se quedan a comer en el comedor se les entrega una plantilla con el menú semanal. Si no es así, vosotros, padres y madres, debéis exigir al centro o a la empresa que gestiona el servicio de alimentación esa información. Así, podéis comprobar y exigir que los menús sean variados y apetecibles.

¿Tenéis la información nutricional de los menús?

Los menús escolares se deben ajustar a las recomendaciones dietéticas en cuanto a "raciones", frecuencia de consumo de alimentos, aporte energético y de nutrientes recomendados según la edad del niño.

¿Son menús saludables y equilibrados?

Para ello, comprobad si los menús ofrecen variedad de alimentos, de preparaciones y texturas, y en las cantidades adecuadas a la edad del niño.

¿Os habéis fijado si los menús varían la forma de cocinar y presentar los platos?

Comprobad también que no se exceda el menú con las preparaciones grasas (fritos, rebozados o empanados), que no se presenten las verduras siempre en purés o cremas. Lo mismo puede decirse del pescado (no siempre merluza rebozada) o de las carnes (pollo asado o frito o delicias de pollo…).

Aseguraros de que los alimentos precocinados y los derivados cárnicos grasos tengan presencia ocasional en el menú escolar, ¡y también en el menú familiar! No es un buen hábito que en una misma semana los niños coman albóndigas, hamburguesas o salchichas y pizza, varitas de pescado y salchichas.

Los segundos platos irán acompañados de guarniciones variadas: salsas, verduras, ensaladas, puré de patata, etc., ¡y no siempre patatas fritas o salsa de tomate! Y los postres de preferencia serán la fruta fresca y los lácteos sencillos; y ocasionalmente dulces, bizcocho, helados, etc.

¿Incluye el menú alimentos de temporada?

Los alimentos de temporada son muy nutritivos y más económicos. Comprobad que el menú incluya frutas frescas, hortalizas, verduras y pescados frescos y de temporada.

¿Varía el menú según la época del año?

En primavera y verano los niños y niñas aceptan mejor las preparaciones más frescas y ligeras (ensaladas de arroz, de pasta, de patata, de legumbres, cremas frías) mientras que en otoño e invierno son deseables preparaciones más consistentes que se sirven a mayor temperatura: potajes, cocidos, guisos.

¿Os ofrecen la posibilidad de menús alternativos?

Se debe contemplar la posibilidad de adaptar los menús a cualquier trastorno de salud o enfermedad que puedan sufrir los niños; aguda, como una diarrea o un estreñimiento, o crónica como la diabetes, la intolerancia al gluten o las alergias alimentarías. Y dada la diversidad cultural actual de los colegios, también se deben ofrecer platos alternativos para niños de otras culturas; vegetarianos, musulmanes, etc.

¿Complementáis la comida del mediodía con el resto de comidas del día?

La información que se detalla en el menú escolar os sirve para que os resulte más fácil ofrecer cada día a vuestros hijos e hijas una dieta variada y equilibrada.



Pág. 1 de 3 Ejemplos de menús escolares >


Boletines Suscríbete gratuitamente a nuestro boletín
Ir a la portada de Obesidad Infantil     Ver las portadas de...


¡Sácale provecho a esta escuela!

Comer según la edad

¿Cómo se alimenta?

Buenos hábitos

Cocina con ellos

Para saberlo todo

Ver todo sobre Salud y psicología
Fundación EROSKI Accede a nuestra versión accesible y RSS  ¿Quieres saber quiénes somos? | Mapa web | Escríbenos
En CONSUMER EROSKI nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. ©Fundación Eroski