Alimentación
Bricolaje Economía doméstica Educación Medio Ambiente Motor N.Tecnologías Salud Seguridad alimen. Solidaridad Viajes  Vivienda 
CONSUMER EROSKI
BOLETINES Recibir | Cambiar
BUSCADOR
versión accesible    
  Tamaño del texto a a a  
Portada > Enséñale buenos hábitos > Niños y adolescentes > Pide refrescos y no agua en las comidas

ENSÉÑALE BUENOS HÁBITOS

NIÑOS Y ADOLESCENTES

Qué hago cuando: pide refrescos y no agua en las comidas

¿Vuestro hijo o hija prefiere acompañar la comida con un refresco en lugar de con agua? ¿Os encontráis en esta situación? Tal vez el niño lo hace porque ve que vosotros también tenéis esa costumbre. Es evidente que esto no es lo más adecuado, si tenéis en cuenta que los refrescos y otras bebidas que contienen azúcar son alimentos de la categoría de los dulces, por lo que debéis enseñarles a vuestros hijos a consumirlos de vez en cuando, y no cada día. Varios estudios han alertado de la relación directa que existe entre el consumo habitual de bebidas azucaradas y el aumento de la obesidad infantil. Se ha demostrado que los niños que consumen algún refresco de este tipo cada día tienen un 50% más de probabilidad de desarrollar obesidad.

En esta sección
No para de comer [pág. 1]
Sólo come lo que quiere [pág. 2]
Le falta voluntad [pág. 3]
Miedo a ser mayor [pág. 4]
Fobias alimenticias [pág. 5]
Come en casa o en el comedor, lo recoge la abuela y vuelve a comer [pág. 6]
Pica a todas horas [pág. 7]
Quiere y tiene los regalitos de los Fast food [pág. 8]
Se atiborra a bollos y chuches [pág. 9]
Pide dulces porque ve a sus amigos [pág. 10]
Come demasiada carne [pág. 11]
Desayuna demasiado [pág. 12]
Pide dinero y se lo gasta en productos 'poco saludables' [pág. 13]
Pide refrescos y no agua en las comidas [pág. 14]
No hay quien le mueva [pág. 15]
   

Enviar   Enviar a otra persona Imprimir Imprimir

Entre comidas: agua

En este tipo de bebidas, lo que destaca de su composición son las calorías del azúcar, salvo si se trata de bebidas light o sin azúcar. Si tu hijo toma refresco entre las comidas, es muy probable que le quite apetito y rechace alimentos más saludables y nutritivos, ya que está tomando una buena dosis de calorías en forma de azúcares.

Una lata (33 cl) de refresco contiene unas 140 calorías, procedentes exclusivamente del azúcar, por lo que tomar uno de estos refrescos es lo más parecido a ingerir un vaso de agua con 3 ó 4 sobres de azúcar disueltos en ella. Si quieres evitar estas calorías extras, y otros ingredientes superfluos que acompañan a muchas de estas bebidas como cafeína y una larga lista de aditivos, la mejor elección es ofrecerles a tus hijos agua durante las comidas. Recuerda que el agua es la bebida que más hidrata y mejor refresca y además, no contiene calorías.



< Pide dinero y se lo gasta en productos 'poco saludables' Pág. 14 de 15 No hay quien le mueva >


Boletines Suscríbete gratuitamente a nuestro boletín
Ir a la portada de Obesidad Infantil     Ver las portadas de...


¡Sácale provecho a esta escuela!

Comer según la edad

¿Cómo se alimenta?

Buenos hábitos

Cocina con ellos

Para saberlo todo

Ver todo sobre Salud y psicología
Fundación EROSKI Accede a nuestra versión accesible y RSS  ¿Quieres saber quiénes somos? | Mapa web | Escríbenos
En CONSUMER EROSKI nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. ©Fundación Eroski